Comunicado de prensa: Appamia exige con urgencia un cambio de políticas en el PAMI


El Consejo Directivo de APPAMIA, en representación de los profesionales de la salud en el PAMI, manifiesta su preocupación y absoluto rechazo a cualquier tipo de recorte, tanto en las prestaciones a los abuelos que revisten como afiliados de la obra social, como en el pago e incremento de haberes de nuestros médicos.


No es posible que la variable de ajuste sean los abuelos y los profesionales que trabajan en el PAMI. Desde APPAMIA hemos brindado todas las señales y acciones de colaboración para dar respuesta a las dificultades que viene arrastrando el PAMI desde hace años. Hoy nos vemos obligados a repudiar con toda contundencia las políticas de ajuste y recorte integral en las áreas del instituto que sólo conducen a una drástica reducción de las prestaciones básicas a los jubilados, y peores condiciones laborales para nuestros profesionales.
Como asociación gremial que vela por los derechos de los profesionales en el PAMI, asistimos la última semana a una reunión paritaria en la que se ha ofrecido mejoras salariales irrisorias, razón por la cual nos hemos visto obligados a no acompañar. Son muchísimos los reclamos que recibimos a diario; todos ellos llevan años sin resolución y hoy nos encontramos con que, en lugar de trabajar para resolverlos, se dilatan las soluciones y se restringen los servicios.
Vemos un PAMI que recorta la cobertura de medicamentos a los abuelos, elimina programas de prevención de enfermedades que son frecuentes en la tercera edad, reduce drásticamente las prestaciones de trasplantes, interrumpe la provisión gratuita de anteojos, restringe la entrega de alimentos a centros de jubilados, modifica en pos del ajuste el sistema de pago a clínicas y profesionales, paga con retrasos descomunales cifras irrisorias por prótesis dentales, el precio de la cápita para los médicos de cabecera es absolutamente vergonzosa, sostiene un sistema de emergencias colapsado y obsoleto donde los pacientes esperan horas por una cama y los profesionales deben hacerse cargo de situaciones que, en muchos casos, generan un alto contenido de violencia. Esta situación se suma al mal humor general en relación a la prestación de servicios del PAMI, donde tanto afiliados como profesionales terminan rehenes de un sistema absolutamente colapsado que redunda en la baja calidad de los servicios.
Esperamos que la conducción del PAMI revea estas políticas ya que, como asociación gremial, históricamente hemos tenido una actitud contemporizadora y siempre priorizamos el servicio en pos de la salud de nuestros abuelos. Estamos ante una situación límite, nuestros profesionales están colapsados, mal pagos, y la suba de precios atenta contra la economía de afiliados que hoy ven reducidas las prestaciones y la entrega de medicamentos. Las autoridades del PAMI deben reflexionar y buscar la salida en una dirección que permita brindar servicios de calidad y condiciones dignas de trabajo para todos nuestros profesionales. Si así no fuera, no es encontrarán en la lucha para que eso suceda.
CONSEJO DIRECTIVO APPAMIA